BERNEDO


La villa de Bernedo debido a su carácter fronterizo y a ser paso obligado hacia tierras riojanas, fue objeto de disputas entre los reinos de Castilla y Navarra. Fue plaza-fortaleza amurallada con castillo y torre almendrada. Hoy en día aún quedan vestigios de su pasado medieval.

En la parte superior del pueblo, enriscado en una peña, nos encontramos las ruinas del castillo. El casco urbano, que estuvo amurallado en su totalidad, conserva aún una de las puertas de entrada a la villa, “La Sarrea”.

Bernedo

La iglesia parroquial de la Natividad de Nuestra Señora, del siglo XVI., destaca junto a la ermita de Santa Teresa, de estructura mucho más sencilla, pero de gran valor histórico.

Tres calles largas y paralelas entre si, así como la correspondientes calles perpendiculares que las conectan, conforman el trazado de la villa. En Bernedo encontramos edificaciones solariegas y de construcción cuidada. Paseando por las calles de este pueblo con encanto nos toparemos con numerosos balcones y escudos de familia, “Armarris”. Buena muestra de ello es lo que encontramos en la Calle Mayor o en el Palacio de los Gámiz.

Otra de las construcciones de interés de nuestro pueblo es la antigua fuente pública, que está situada junto al lavadero, y data del año 1862.

Bernedo se encuentra a los pies de la Sierra Cantabria donde descubriremos lugares especialmente interesantes; San Tirso y su ermita en la roca, el Santuario de la Virgen de Okon, así como la ruta de Los Caleros y la Carbonera son rutas de obligado disfrute. Las ermitas de San Pedro y San Tirso merecen también una visita.

Más información en www.bernedo.org

Bernedo

Consola de depuración de Joomla!

Sesión

Información del perfil

Uso de la memoria

Consultas de la base de datos